Las Noticias de ÙLTIMA HORA

RECORDANDO EL SENDERO DE LA GUERRILLA DE NELTUME: LA MONTAÑA NUNCA OLVIDA

20.02.2018 10:09

Sendero de NeltumeSeis pétalos de memoria se desprendieron desde las montañas de Neltume, para formar las correspondientes placas de memoria guerrillera y construir así un sendero de consecuencia revolucionaria, como recuerdo y homenaje a los combatientes del MIR caídos en estos rincones llenos de historia popular.

La montaña nunca olvida y con estas placas de madera noble, con los nombres de los héroes del pueblo grabadas sobre ellas: Oscar, Rigo, Pablo, Jorge, Camilo, Víctor, Pedro, Pequeco, Paine, Eusebio y Lucas, se fue armando ésta importante porción de memoria histórica.

Durante las actividades realizadas en Neltume en febrero de 2015, los integrantes del Comité Memoria 81 lanzaron la idea de construir un “Sendero de la Guerrilla”, dentro del marco de las actividades de Memoria que año a año se realizan para conmemorar a los combatientes caídos en ese territorio durante el año 1981. También en esa ocasión se remarcó que desde el mismo día 11 de septiembre del año 1973, un grupo de compañeros resistió la instalación de la dictadura y combatió en las montañas de Neltume hasta el mes de diciembre. Puntualizaron que este hecho constituye una primera experiencia de guerrilla en la zona, por lo que también es necesario destacarlo.

El pasado sábado 02 de febrero de 2018, después de tres años de trabajo mancomunado entre el Comité Memoria 81 y el Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume, la idea de este proyecto se concretó. Se instalaron seis Placas de Memoria en los sitios escogidos, lugares que además fueron georeferenciados por parte de Bienes Nacionales para declararlos como Sitios Patrimoniales de Memoria.

Cuatro de estas Placas se instalaron en las orillas del camino que bordea el lago Neltume, otra en el camino hacia Choshuenco, en el sector del fundo Molco y, la última, en la carretera que une Neltume con Puerto Fuy, a la altura de Quebrada Honda. Esos sitios de Memoria se vienen a sumar a otros tres memoriales construidos anteriormente: el Memorial a los Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Caídos en Combate del Complejo Forestal y Maderero Panguipulli, ubicado en la entrada del pueblo de Neltume, el Memorial del Compañero Paine en Choshuenco y el Memorial de Remeco Alto, en donde murieron los compañeros Camilo, Víctor y Pedro.

La instalación de los Memoriales se llevó a efecto el día sábado durante una extensa jornada que se realizó entre las 9 de la mañana y las 19 horas de la tarde, participando en ella un número de alrededor de 120 personas.

Las emociones brotaron a raudales en los distintos espacios y durante los diferentes momentos en que se fueron instalando las Placas de Memoria, debido a los relatos de vida y semblanzas de los combatientes del MIR homenajeados, realizados tanto por compañeras y compañeros sobrevivientes, como asimismo con los emotivos testimonios entregados por los numerosos familiares presentes.

El recorrido partió en el puente Quilmío, frente a un murallón de piedra que emerge como un portal en la montaña, en donde se proyecta la elaboración de un gran mural cuyas imágenes representen la puerta de entrada al sendero para que dé a conocer que dicho territorio es un espacio en de guerrilla.

Las placas y los pedestales fueron elaboradas por el Artesano Ariel Astudillo, utilizando en su construcción maderas nativas: raulí y el coigüe.

Una frase que mandó el Compañero Rodrigo Muñoz, que fue seleccionada colectivamente, como relató Angélica Navarrete, Presidenta del Centro Cultural Museo y Memoria de Neltume, ubicada sobre los nombres de los compañeros, se replica en cada una de ellas:

La idea de no tenerlas ya instaladas permitió que distintos compañeros y compañeras participantes de esta actividad, se transformaran en trabajadores para armar e instalar las Placas de Memoria, desempeñando las distintas labores requeridas para tal efecto: limpieza del terreno, confección de los hoyos para los pedestales, armado de las placas, preparación de cemento para su fijación, etc.

La primera de las Placas de Memoria instalada precisamente debajo del murallón de rocas, fue la que recuerda a los compañeros , “Oscar” ( René Eduardo Bravo Aguilera), y “Rigo” ( Julio César Riffo Figueroa).

José Bravo Aguilera, quien participó en la guerrilla del 73 y también en la del año 81, hermano de “Óscar”, expresó:

“Estos compañeros que estamos homenajeando hoy, en la época del Complejo Maderero eran más jóvenes que yo, y para mí fue una sorpresa que ellos, después de estar en países de Europa o en Canadá, después que habían sido tomados prisioneros, que fueron torturados y que estaban allá en la libertad, decidieran de nuevo ir a instrucción y a aprender lo que es el arte militar y venirse para acá, para luchar contra la dictadura por conseguir un país mejor (…) A mi hermano le gustaba jugar a la pelota y con otros jóvenes formaron una Base a la que yo les entregué instrucción política en ese entonces. Trabajaban en la mañana en la madera, y en la tarde trabajaban como estudiantes.”

La segunda Placa de Memoria se instaló a la altura de la zona llamada del 25, en donde se hacían las recepciones de alimentos y pertrechos que eran traslados a un tatú en el sector de la montaña y luego al Campamento Base. Este lugar había sido definido posteriormente como punto de contacto con la Patrulla que había salido en agosto del 81 con la misión de contactarse con el Partido para poder conseguir el apoyo logístico para trasladar a dos compañeros enfermos, y también traer alimentos para el resto de los combatientes. Acá Óscar y Rigo debían ser reconectados por los compañeros de la montaña.

El compañero Pablo (Raúl Rodrigo Obregón Torres) fue el encargado de hacer el punto de contacto y logró detectar que se trataba de una emboscada, disparando su fusil y alertando al resto de los compañeros que estaban en la montaña, pero fue abatido por los comandos del Ejército que se encontraban emboscados en el lugar.

A la intensidad de las emociones experimentadas durante la instalación de cada memorial, se agregó el intenso calor presente después del mediodía, pero las numerosas personas participantes en esta jornada continuaron adelante con entusiasmo para cumplir con la tarea.

Así se llegó al sitio elegido para el Tercer Memorial, ubicado a la altura de la montaña en donde murió combatiendo el compañero Jorge (Pedro Juan Yáñez Palacios).

Ibar, además de destacar las cualidades políticas y posiciones revolucionarias de Jorge, común a todos los compañeros recordados, nos entregó algunas semblanzas personales de Pedro Yáñez:

“Jorge era un tipo bastante especial, era de la zona de Constitución, nos tenía invitado a tomar vino para celebrar el triunfo después (…) Era un flaco alto, muy simpático, bueno para caminar. Era impresionante como caminaba. El correcaminos le pusimos, porque había que seguirle el tranco cuando iba adelante”

Cabe mencionar que Jorge padeció los efectos del congelamiento en sus pies, lo que le produjo gangrena y , como relató Ibar: “Al Doc, le tocó la triste misión de tener que cortarle medio pie para evitar que la gangrena siguiera avanzando. Esto se hizo dentro de un tatú, en la zona del 25, y había una cortapluma, nada más(…) Pero la preocupación de Jorge era que si después de esos implantes él iba a poder volver a la guerrilla y a la montaña.(…) Jorge era, del punto de vista de la afectividad, muy cariñoso, te abrazaba. Le había gustado mucho Francia, porque vivió allá y contaba historias de las francesas, pero seguro que la mitad eran mentiras, pero tenía historias. Era un tipo alegre y con una disposición a toda prueba. Nunca se quejó de nada. “

Posteriormente nos trasladamos hasta la intersección del camino que bordea el lago Neltume con el camino que sube hacia Remeco Alto, a la altura del puente Chan Chan, para proceder a la instalación de la Placa Memoria en recuerdo de Camilo (José Eugenio Monsalve Sandoval), Víctor (Próspero del Carmen Guzmán Soto) y Pedro (Patricio Alejandro Calfuquir Henríquez). Estos tres compañeros mueren en la comunidad de Remeco alto.

Yanet, hermana de Camilo (José Eugenio Monsalve Sandoval), quien actualmente trabaja como guía en el Centro Cultural Museo y Memoria expresó: “Yo les voy a contar lo que se acuerdan mis hermanos más bien de él, porque yo a mi hermano no lo conocí. Voy a relatar la parte de lo que yo me acuerdo de él, porque mi mamá me llevó como a los 6 años a la cárcel, cuando estaba detenido en Valdivia el 73. Entramos a una sala larga me acuerdo y él me sienta en sus piernas y me da un dulce. Es todo lo que me acuerdo.”

Posteriormente leyó tres testimonios sobre su hermano Camilo, “Queño” como le decían en la familia, en uno de esto, su padrino Jorge Pereira nos dice: “Queño tenía muy buena voluntad, un buen compañero, siempre dispuesto a acompañar en aventura, le gustaba nadar y cruzar el río.

Él me enseñó a encontrar frutillas en los campos y pastizales, también maqui y otros.”

En el testimonio de Pilar Silva Sandoval, hermana de Camilo, relata: “Lo encontraba muy alegre, un buen hermano, apegado a su madre e interesado de las conversaciones que sostenían los mayores, pues le gustaba aprender. Él era muy respetuoso, cariñoso, le gustaban las fiestas y asistía a todos los velorios, nunca discriminó a ninguna persona, además le encantaban las cosas dulces.

Cuando el recibió su primer sueldo recuerdo que se pegó una borrachera y estando así, nos formó en fila y nos regaló monedas a todos.”

Por otro lado, su hermano Oscar Silva Sandoval expresa:

“Lo recuerdo muy responsable y trabajador. Muy capacitado para amansar y adiestrar bueyes. Queño nunca faltó el respeto a nadie, hacía favores con gusto. Mientras permaneció en la cárcel aprendió artesanía en madera y llegó a fabricar guitarras de las que regaló a dos de sus hermanos y a Pilar le regaló una cajita que aún la conserva.”

No está de más estar en insistir en el cúmulo de emociones que se acumulaban al ir escuchando los testimonios, más aún cuando su hija, Eugenia Monsalve, nos dice:

“Yo no conocí a mi papá, no tuve la dicha de conocerlo, solo tengo una imagen que me acompaña hasta hoy. Recuerdo estar en brazos de mi abuela y veo un avión y una persona que no tiene rostro para mí. Y mi sueño, porque a diario yo sueño con él, es que él me llama. Para mí es significativo”.

Luego de un prolongado aplauso, se ofreció la palabra a la hermana de Próspero Guzmán, quien con su voz entrecortada por la emoción, en parte de intervención manifestó:“ Harto poco puedo contarles, porque no es que yo no me recuerde de mi hermano. Estoy muy emocionada(…)Yo era la regalona de él, siempre andaba con él, fui a Valdivia cuando él estuvo preso, estuve con él. Después lo despedí en Capuchinos en Santiago, y de ahí no lo vi más hasta que lo vi muerto.”

María Elena Calfuquir, hermana de Patricio Calfuquir (Pedro), se acercó hasta la Placa Memoria portando dos fotos, una en cada mano, y en su testimonio nos habló de la enorme capacidad y disposición política revolucionaria de Pedro, entregando además algunas semblanzas cotidianas :

“Quiero corroborar lo que dijo Ibar: era un músico de verdad. Estudió música. Tocaba guitarra, teclado, la quena, la zampoña, el charango le gustaba mucho (…) Era muy optimista, muy alegre, nunca lo conocí deprimido, frustrado. Un hombre tremendamente idealista, que pensaba que cualquier cosa que hiciera iba a ser para los demás, porque era muy solidario (…) No se quejaba, se preocupaba de sus compañeros, muy estoico, aguerrido una persona que hacía todos los esfuerzos, hasta más allá de sus propias fuerzas. Incluso muchas veces era de los que podía levantar personas estando él también caído. Ese tipo de persona era.

Yo creo que el falleció como él quería. En estas circunstancias. Él estaba hecho para esto, su vida era la vida del revolucionario”.

Nuevamente, antes de proseguir construyendo el Sendero de la Memoria Guerrillera, los nombres de Camilo, Víctor y Pedro fueron vitoreados con un potente ¡Presente, ahora y siempre!

Nos desplazamos esta vez hacia el camino que se dirige hacia el pueblo de Choshuenco, hasta el sector del fundo Molco, para instalar el quinto memorial en homenaje a los compañeros Hugo Rivol y Mario Superby, quienes resistieron el golpe militar en las montañas de Neltume, y fueron asesinados en este sector en diciembre de 1973.

El compañero José Bravo nos cuenta que: “En este lugar fueron asesinados dos compañeros que andaban en la guerrilla con nosotros el 73 (…)  El Lucas se llamaba Mario Superby. Era de Santiago, era un tipo extraordinario como conductor de vehículos. En el tiempo del GAP él era el conductor del vehículo del Chicho (…) El Hugo Ribol estaba estudiando Ingeniería Forestal. Él trabajaba en la zona del lago Ranco. El día del golpe se fue para la montaña, para el lado de Arquilhue con 19 campesinos, pero por el camino fueron abandonando, porque la situación de ellos era tan precaria en el sentido de los materiales, armas, ropa, comida, entonces él siguió solo hasta Arquilhue y se unió a nuestro grupo. El como era de acá conocía la montaña y eso nos servía para poder desplazarnos, porque esto estaba lleno de milicos. Los diarios dicen que rodearon acá el Complejo con cinco mil milicos, aparte de boinas negras que tiraron allá arriba después de un bombardeo que hubo.”

Después del relato de Rolo, Rubén hace uso de la palabra para entregar otros antecedentes en relación con estos dos compañeros:” Mario Superby abajo se llamó “Claudio” y aquí arriba “Lucas”. Al Lucas lo conocí cuando viene destinado al sur al trabajo sindical, en el otoño del 73 Nos reunimos un par de veces y después se quedó definitivamente acá arriba, en la montaña (…) Con Hugo Ribol Vásquez conocimos muy bien el trabajo sindical, pudimos hacer un trabajo que se desarrolló rápidamente, más rápido de lo que nosotros esperábamos, adquiriendo presencia prácticamente en todas las principales industrias de Valdivia.”

Luego de terminar la ceremonia con la instalación de la Placa de Memoria en el sector de Molco, continuamos hacia la localidad de Coshuenco, en donde se encuentra el Memorial del compañero Paine, “custodiado” por un hermoso canelo que año tras año se hace más grande y fuerte. La ceremonia comenzó con la lectura, por parte de Alonso , de una completa y documentada biografía de Miguel Cabrera Fernández (que realizó basándose en documentos, libros y testimonios) a través de la cual dio a conocer no solo la trayectoria política de Paine y su consecuencia revolucionaria, sino que también habló de las cualidades humanas de este valeroso compañero. Los testimonios entregados por otros compañeros presentes corroboraron lo expuesto en la biografía de quien fuera el Jefe del Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro.

Quedaba todavía instalar la sexta placa para completar el Sendero de la Memoria Guerrillera y, desde Choscuenco, partimos hacia Puerto Fuy, al sector de Quebrada Honda, donde se concretó la construcción del Memorial en homenaje al compañero Pequeco (Juan Ángel Ojeda Aguayo).

El compañero Ibar, dando inicio a esta última etapa de construcción del sendero, manifestó:

“Quiero pedir un reconocimiento y un aplauso para todos los compañeros que han participado en la construcción de los memoriales. Creo que hemos desarrollado una hermosa jornada y hemos cumplido un grandioso objetivo, que es instaurar, ya de manera oficial, El Sendero de la Memoria en Neltume y en estas montañas (…) Hoy día estamos contentos, ustedes ven que se han incorporado familiares a esto. Años anteriores han venido otros familiares, sobrinos, primos, tíos, cuñados. Ha llegado mucha gente y creo que va a seguir llegando. Entonces, inaugurar el Sendero de la Memoria tiene ese valor. El valor moral, ético, de esta lucha.”

Del grupo de familiares de Pequeco presentes en esta actividad, dos de sus hermanas entregaron sus testimonios. La primera en hablar fue Blanca, quien expresó:

“Me llamo Blanca Ojeda, soy la hermana mayor que quedé ahora de 11 hermanos (…) Él era una persona muy alegre, cariñoso. Le gustaba mucho la música, el deporte, fue una persona buena con la gente y sus hermanos. Toda la gente lo quería al Juanito, porque era humilde. Fue muy poco lo que nosotros lo tuvimos, porque tuvo que salir a trabajar a los 15 años con el papá y alcanzó a estar dos años solamente y de ahí se lo llevaron… Yo tengo bonitos recuerdos de él, porque yo seguía de él, éramos los hermanos mayores y hasta ahora lo recuerdo.”

Luego tomó la palabra su hermana Yasna para decirnos:

“Cuando a mi hermano lo llevaron a la cárcel yo tenía 6 años, pero me recuerdo que íbamos con mi mamá a verlo. Él hacía cosas muy lindas en la cárcel, lapiceras, paneras, puras cosas hermosas. Siempre lo íbamos a ver con mi mamá… Cuando ella murió igual lo trajeron escoltado por gendarmes, esposado, pero igual vino al velorio de mi mamá. De ahí lo sacaron de acá del país. Lo contactamos a través de tarjetas postales…En el 81 cuando él volvió, yo me acuerdo todo. Yo tenía 11 años. Llegó en la tarde cuando estaba obscureciendo. Fue justo para el cumpleaños de mi papá. Llegó, tocó y nosotros felices porque él había llegado, pero en realidad nosotros éramos tan chicos que no entendíamos y no sabíamos si él andaba trabajando. Fue una alegría tan grande al verlo después de tantos años. De ahí comencé a preguntarme por qué conversó solo con mi papá y me sorprendí porque le decía a mi papá que en las ventanas pusiera cosas obscuras, para que no vieran los militares que él estaba en la casita, para que la gente no empezara a hablar. Nosotros en ese tiempo no entendíamos, pero después mi papá nos explicó. Me acuerdo que esa noche durmió en la casa. Llegó todo mojado, mi papá le pasó ropa seca, botas secas. Al otro día desperté y él ya no estaba. Se había trasladado acá a Quebrada Honda donde el tío Isaías, que él lo tuvo por esos meses, de julio hasta noviembre, porque a él lo mataron el 28 de noviembre acá.”

Nuestros corazones se hicieron estrechos para poder atesorar el cúmulo de emociones recibidas después de escuchar todos y cada uno de los testimonios, a lo largo de la construcción de este Sendero de la Memoria. El compañero Ibar, en sus palabras de cierre de la actividad, resumió muy bien el significado que tuvo esta jornada al expresar:

“Hoy día, de verdad, me siento un poquito más libre. Creo que en esta propuesta de no olvidar a nuestros compañeros después de todo lo vivido, de proyectar su imagen, por todo lo que ustedes hoy día han escuchado, es para nosotros, los sobrevivientes, una tarea cotidiana (…) Hoy día tenemos El Sendero e la Memoria. Ya estamos pensando reunirnos con los posibles muralistas para realizar el mural del que hablamos cuando empezamos en la mañana. Hay mucha fuerza detrás de esta historia y, por lo tanto, esa fuerza la debemos utilizar de buena manera, y creo que eso es también, de alguna manera, seguir haciendo revolución. No es otra cosa. Esto es rebeldía pura. Por lo tanto el llamado es que ustedes transformen esta rebeldía, de la cual se han empapado hoy, para seguir en sus propios espacios haciendo revolución.”

* Guillermo Correa Camiroaga

 

CAMPESINOS REALIZAN HISTÓRICA RECUPERACIÓN TERRITORIAL EN CURANILAHUE

20.02.2018 09:57

Recuperación de TierrasUn grupo de familias de campesinos expulsados del fundo Mundo Nuevo de Curanilahue por militares y funcionarios de Forestal Arauco en 1976, realizan desde el 20 de enero una histórica recuperación de los territorios de los que fueron echados a la fuerza y que fueron posteriormente ocupados por Forestal Arauco para la plantación de monocultivo. La intención de la toma es recuperar los terrenos de los que se declaran legítimos propietarios. La histórica medida es la primera acción de grupos no mapuches contra predios forestales por usurpación de tierras.

Desde el pasado 20 de enero, un grupo de 36 familias -así como sus descendientes- que fueron expulsadas por la fuerza del fundo Mundo Nuevo de Curanilahue los primeros años de la dictadura por militares, carabineros y funcionarios de Forestal Arauco (Grupo Angelini), iniciaron una histórica ocupación de estos territorios que intentan recuperar como sus legítimos y únicos propietarios.

Tras su expulsión, Forestal Arauco hizo apropiación de los terrenos del fundo, los que prontamente -con la entrada en vigencia del DL701-  fueron ocupados para la plantación de monocultivo de pinos y eucaliptus para la industria forestal.

Miguel Castillo Maldonado, Presidente del Sindicato de Campesinos y Descendientes de Fundo Mundo Nuevo, señaló que “este fundo lo pagaron los antiguos, mis abuelos y los parientes de ellos, Forestal Arauco lamentablemente usurpó estas tierras”.“Este fundo fue rematado con los campesinos viviendo allí del año 40 al 61, ellos tienen la primera opción de quedarse con las tierras por todo lo que habían pagado, llegan estas personas y rematan la tierra y luego ellos no pagan por lo que habían transado que eran 65.000 escudos y en el año 1969 el Servicio de Salud le hace una demanda a estas personas y les hace un juicio. En esa época los campesinos dicen que la mejor solución que pueden tener es comprar los derechos litigiosos de esta tierra. Los campesinos pagaron pero lamentablemente llegó el Golpe de Estado”.

Juana de Dios Guzmán Lagos, otra de las participantes de la recuperación territorial, rememora la quema de su vivienda cuando fue expulsada del fundo: “vinimos a dejar unos trastes porque ya íbamos a hacer abandono del fundo y en lo que nosotros vinimos encontramos la casa quemada” comentó. Esto entre una serie de otros testimonios recogidos.

Esta histórica acción marca un hito importantísimo en la lucha contra el modelo de producción industrial forestal así como de reivindicación de tierras usurpadas, pues es la primera vez que no-mapuches, en este caso campesinos chilenos, realizan una ocupación territorial de un predio forestal como forma de presionar por devolución de sus tierras.

 

APUNTES SOBRE LA PENA DE MUERTE

12.02.2018 14:39

Chacal de NahueltoroExistieron suficientes razones para que un tribunal hubiera dictado pena de muerte para los que se encuentran en Punta Peuco, también para otros que murieron de viejos, olvidados y dejaron en su paso por la vida como militares un reguero de vidas asesinadas a quienes ellos consideraron enemigos de la patria, como si la patria fuera de su propiedad.

Siempre será tema de debate el volver a reinstaurar la pena máxima para delitos que por sus características son horrendos, en los cuales no hay ninguna explicación sencilla y necesariamente haya que pedir en la siquiatría algo de entendimiento, como lo acontecido en el parricidio de la ciudad de Puerto Montt.

Lejos queda en la memoria los crímenes de José del Carmen Valenzuela, que era conocido como el Canaca, que los diarios y las radios de aquella época señalaron como el Chacal de Nahueltoro.

Llegó a la cárcel analfabeto, no tenía nada, y lo poco que era de él cabía en un saco que llevaba sus espaldas, sin conocer más allá que el fin de su mirada vivía entre animales en los establos que encontraba cuando lo pillaba la noche, y lo único que recordaba era el nombre de su madre, nadie conoció nunca más de él. En la prisión aprendió a leer y escribir, supo cómo hacer una guitarra y jamás se preguntó por la redondez de una pelota de futbol, sencillamente aprendió a jugar.

Nos quedamos con la imagen de un hombre en estado de semisalvaje que la sociedad recuperó y educó para posteriormente matarlo. De puño y letra escribió una carta al presidente de Chile para que lo indultara, la respuesta fue negativa y finalmente un cura lo acompañó entre rezos y avemarías que en nada lo ayudaron. Probablemente sea por ello que ahora el Chacal de Nahueltoro es una “animita” que cumple los pedidos de gente pobre, y que aseguran firmemente que siempre les cumple convertido ahora en un semidios.

Todos recuerdan los dos últimos fusilados. Dos carabineros que usando uniformes asesinaban a parejas en Viña del Mar para luego robarles. Pagaron con su vida la que ellos quitaron amparados por ese halo de impunidad con el que caminan todos los uniformados. Muchos chilenos han muerto por balas disparadas por los guardadores del orden y la seguridad, haciendo uso del poder de las balas en su gran mayoría todos quedan libres y la impunidad se impone.

Los crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas se sucedieron antes de que Chile aboliera la pena de muerte, fueron cometidos bajo dictadura. Los militares si ejecutaron a chilenos con condenas de pena de muerte dictadas por Consejos de Guerra que eran sencillamente una falsa figura jurídica para encubrir el terrorismo de Estado, que practicaban a campo travieso los uniformados. Merecían una muralla los ejecutores de la Caravana de la Muerte. Los fusilados en la ciudad de Valdivia, Liendo, Krausse, Barría y los otros compañeros, los llevaron a un patio del regimiento por orden del general Sinclair que sostiene en su defensa miserable y analfabeta, haber ejecutado a los terroristas cumpliendo el dictado por un Consejo de Guerra que NUNCA existió, fueron ejecuciones sumarias, asesinatos, la más violenta de todas las agresiones en contra del hombre, el derecho a la vida. Los militares convertidos y arrogándose la orden de su Dios. Los militares desataron la violencia y el crimen amparados por la legalidad que otorgó una dictadura

con la anuencia del Poder Judicial que nada hizo para defender al hombre. Todos los recursos fueron sencillamente papel mojado, eran la última esperanza de encontrarlos con vida antes de que los mataran en regimientos y cárceles secretas. Manuel Contreras merecía le quitaran la vida por un pelotón de fusilamiento, también Krasnoff, Corvalán, Estay Reino y ese largo listado de militares y civiles que se apoderaron de todo un país por tantos años. Algunos se suicidaron, otros cayeron como Fuentes Morrison en correctas y justas acciones muy bien ejecutadas, porque así tenía que ser no más, como si se tratara de Fuenteovejuna, todos a una.

Los agredidos de todas las banderas, los hombres y mujeres a los que durante la dictadura les arrebataron a sus familiares, nunca escribieron en sus pancartas exigir la Pena de Muerte, sólo Verdad y Justicia. Sucesivos gobiernos desde 1990 se han resistido a dar cumplimiento a que tantos y tantos se le responda sencillamente con lo que dice la ley. Gobiernos amparando a una largo listado de asesinos que se salvaron con la anuencia de la concertación que aceptó lo que Pinochet colocó como condición para entregar La Moneda, esa presa tan preciada por una clase política ávida de volver, con ese violento dejo de abandono de tantos, que tantos golpes recibieron.

La derecha y parlamentarios de RN agitan las pasiones para volver a la pena máxima. Para que los culpables de crimines abominables puedan pagar con sus vidas. No hay cifras que aseguren que la muerte de un asesino asuste a otros asesinos, la muerte violenta seguirá existiendo siempre y bajo las más variadas formas. La defensa de la vida es una conducta para muchos inalterable, para otros, como los que volverán a gobernar el 11 de marzo política de campo arrasado. Sinclair nunca pensó que dando la orden se fusilar a once chilenos indefensos correría el mismo destino del Chacal de Nahueltoro. Como hubiera gustado que así hubiera sucedido…..

* Pablo Varas

1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>