Revista Consigna

LA «DEMOCRACIA», EL ADORNO ENGAÑOSO DEL DALAI-LAMA

29.08.2018 15:10

La «democracia», el adorno engañoso del Dalai-Lama

Cuando el Dalai Lama y la clase de los propietarios estaban en el poder en Tibet, 95% de la población eran esclavos. Debían enfrentarse a castigos de una violencia excepcional: se les arrancaba los ojos, se les cortaba la lengua o las orejas, las manos o los pies, se les arrancaba los tendones, a no ser que se les ahogase o que se les empujase al vacío desde la cima de un acantilado. 

Cuando el Dalai Lama y la clase de los propietarios estaban en el poder en Tibet, 95% de la población eran esclavos. Debían enfrentarse a castigos de una violencia excepcional: se les arrancaba los ojos, se les cortaba la lengua o las orejas, las manos o los pies, se les arrancaba los tendones, a no ser que se les ahogase o que se les empujase al vacío desde la cima de un acantilado. Zang Yanping (Xinhua News Agency) [23.03.2008 09:32] –

A fin de otorgar al 14º Dalai-Lama una apariencia de respectabilidad, su banda lo presenta, a él, la antigua figura principal de la servitud feudal de estructura sociopolítica teocrática, como un “representante de la democracia”, pretendiendo que “la democracia a sido siempre su ideal” y que “ promociona la democracia entre los tibetanos en el exilio”. Todo el mundo sabe que la sociedad humana pasa por tres fases de evolución: teocracia, monarquía y derechos cívicos. Es simplemente ridículo, como mínimo extraño, definir al Dalai-Lama, este símbolo vivo de la teocracia, como un “combatiente de la democracia”.

¿Qué ocurrió realmente en el Tibet, antes de 1959, cuando era gobernado por este Dalai-Lama que pretende que la democracia es su ideal? Antes de 1959, las tierras y los habitantes del Tibet no eran más que feudos de las instituciones de los gobiernos, monasterios y nobles tibetanos locales, es decir, las tres categorías principales de propietarios que apoyaban la servitud feudal tibetana. Constituían menos del 5% de la población total del Tibet. Estas tres categorías principales de propietarios poseían prácticamente la totalidad de las tierras cosechables, de las llanuras, de los bosques, de las montañas, de los recursos acuíferos y del ganado. No sólo estaban habilitados para explotar a sus siervos de manera vampírica, sino que también ejercían un poder de dominio.

Los siervos y los esclavos, que representaban el 95% de la población del Tibet, no disponían de ningún derecho fundamental del hombre y no tenían ninguna libertad. Desde su nacimiento, los siervos pertenecían a un propietario. Su existencia, su muerte y su matrimonio dependían de la voluntad de su propietario. Tratados como ganado, los siervos podían ser vendidos, comprados, transferidos, propuestos como dote, ofrecidos a título de gracia por otros propietarios de siervos, utilizados para apurar deudas o intercambiados por otros siervos. Afín de proteger sus propios intereses, los propietarios feudales de siervos mantenían un sistema social jerárquico y estricto a la vez que ejercían un poder cruel. Los Códigos trece y dieciséis, que fueron utilizados hasta finales de los cincuenta, estipulaban claramente el precio de la vida de las diversas categorías sociales ( que iba desde personas que no valían mas que un vulgar cordaje de paja a otras que valían más caras que el oro).

Los gobiernos locales estaban dotados de tribunales y de cárceles, y los grandes monasterios, al igual que los nobles, tenían también su propias prisiones. Bajo esta dictadura cruel, los siervos que osaban rebelarse eran perseguidos según la voluntad de sus señores.

Frecuentemente, eran insultados y abatidos o debían afrontar incluso castigos de una destacada violencia: por ejemplo, se les arrancaban los ojos, se les cortaba la lengua o las orejas, las manos o los pies, se les arrancaban los tendones, a no ser fuesen ahogados o que hechas al vacío desde la cima de un acantilado. Las tres principales ordenes de propietarios obligaban a los siervos a realizar toda una serie de tareas y a pagar un alquiler, les explotaban practicando el desgaste. Los siervos no sólo tenían que garantizar las faenas para las distintas instituciones de los gobiernos locales, los funcionarios y el ejército, sino que además debían trabajar sin recibir ningún salario en el mantenimiento de las cosechas y del ganado en beneficio de sus señores, a la vez que pagaban diversos impuestos. Algunos debían también pagar impuestos y realizar tareas en beneficio de los monasterios.

Estadísticas han demostrado que los impuestos recolectados por los gobiernos locales del Tibet estaban clasificados en más de doscientas categorías y que los trabajos asumidos por los siervos al servicio de las tres órdenes principales de propietarios representaba más del 50% de su trabajo, alcanzando incluso al 70 y 80% en algunos lugares. Antes de la reforma democrática, la suma total del desgaste del Tibet era dos veces más elevado que el de la producción total de siervos. Los tres ordenes de propietarios que dirigían el antiguo Tibet vivían principalmente en las aglomeraciones o en las ciudades como Lhassa. Estaban estrechamente ligadas por intereses comunes. Sus miembros – los funcionarios, los nobles y los monjes superiores de los monasterios – cambiaban a veces de rol para formar las bandas dirigentes poderosas o para decidir los matrimonios entre clanes del mismo rango social con el objetivo de consolidar sus alianzas.

También observaban una regla estricta que estipulaba que las personas de rango elevado debían ser tratados de manera diferente, lo que, tanto en el ámbito ético como en la realidad, consolidaba los privilegios y los intereses de los propietarios de los siervos. Los descendientes de los nobles seguían siendo nobles hasta el final de sus días, pero los siervos, que constituían la mayor parte de la población tibetana, no podían nunca salir de su miserable condición política, económica y social. El elevado grado de concentración de poder y la imposibilidad de pasar de una clase social a otra, iban a llevar directamente a la corrupción y a la degeneración de la case dirigente así como a la estancación y a la decadencia del conjunto del sistema social.

«La integración de la política y de la religión » constituían el fundamento de la servitud feudal del Tibet. Bajo un tal sistema, la religión no era sólo una creencia espiritual sino también una entidad política y económica. En los monasterios, que también se beneficiaban de los privilegios feudales, también existía opresión y explotación. El despotismo cultural reinante bajo esta estructura sociopolítica teocrática no permitía que le pueblo pudiese escoger su propia creencia religiosa, impidiendo una verdadera libertad religiosa. Los siervos no tenían ningún derecho humano, ni siquiera el más elemental, y vivían en la indigencia más extrema. Una décima parte de los jóvenes tibetanos entraban en el monasterio para convertirse en monjes. Al ser impedidos de la producción material y de la reproducción humana, los mojes llevaron esta región a una depresión económica y al declive de la población del Tibet. Con este avasallamiento espiritual y la promesa de la beatitud en una vida ulterior, el grupo privilegiado de monjes y de nobles no sólo privaba a los siervos de su libertad física, sino también de su libertad espiritual.

El Dalai Lama, en esa época principal representante de la servitud feudal tibetana y jefe del gobierno local tibetano, nunca se estorbó de “democracia” o de “derechos humanos”. De hecho, es por el temor a las reformas democráticas que el 14º Dalai Lama y su banda en el poder desencadenaron la rebelión armada en 1959 y ganaron el exilio tras su fracaso. Tras su fuga en el extranjero, la banda del Dalai-Lama siempre mantuvo el marco político de base de la integración de la política y la religión. Según lo que llama “constitución” tibetana, el Dalai-Lama, en tanto que principal figura religiosa, no sólo ejerce la función de “Jefe de Estado y de Gobierno”, sino que también beneficia del poder último de decisión sobre todas las principales cuestiones a las que se ve confrontado su “Gobierno en el exilio”.

Un interesante fenómeno, es que los hermanos y las hermanas del 14º Dalai-Lama han ocupado sucesivamente puestos claves de este “Gobierno en el exilio”, dirigido por su hermano, encargándose así de los departamentos más importantes. Cinco miembros de la familia del Dalai-Lama han sido « bkha’ blon superiores » o « bkha’ blon » (funcionarios de muy alto rango de los gobiernos tibetanos locales del antiguo régimen). La familia del Dalai-Lama y varios familiares controlan el poder político, económico, educacional y militar del “Gobierno en el exilio”, así como sus principales circuitos financieros. Parece ser que, estos últimos años, empiezan a seguir los ejemplos occidentales organizando “elecciones democráticas” y adoptando “la separación de poderes” pero, en realidad, el Dalai-Lama siempre tiene la última palabra, su “Gobierno en el exilio” está todavía estrechamente ligado a la religión y a la función del « bkha’ blon supérieur » que sólo puede ser ejercido por monjes.

Poco importa pues la manera en la que la banda del Dalai-Lama se dote de ornamentos democráticos porque, en realidad, constituye todavía una estructura política teocrática y una coalición de monjes y nobles de rango superior.

¿Es posible la “democracia” bajo el poder de una estructura política teocrática formada por monjes y nobles? Hace tiempo que el Tibet y otros elementos de la comunidad tibetana en China han realizado la separación entre política y religión, llevando a cabo reformas democráticas e implantando gobiernos regionales autónomos, comprometidos con la construcción política y democrática del socialismo. Contrastándolo con esta realidad, el discurso vacío sobre la democracia que nos presenta el DalaiLama y sus partidarios internacionales sólo constituye la apariencia barata que exhibe para abusar del público. 

* Zang Yanping (Xinhua News Agency)

UN AÑO MÁS DE LA PARTIDA DEL CAMARADA ERICH HONECKER

23.06.2018 15:09

LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA ALEMANA R.D.A.Un año mas de la partida del camarada Erich Honecker

Jefe de Estado de la RDA tras la muerte de Walter Ulbricht (1973).

Erich Honecker (Neunkirchen, Imperio Alemán, 25 de agosto de 1912 - Santiago, Chile, 29 de mayo de 1994) fue un político alemán, jefe de Estado de la República Democrática Alemana entre 1976 y 1989.

Fundador en 1946 de la Juventud Libre Alemana (Freie Deutsche Jugend, FDJ) que dirige durante 10 años. Miembro del Buró Político del SED (Sozialistische Einheitspartei Deutschlands, Partido Socialista Unificado de Alemania) a partir de 1958, Secretario General en 1971. Jefe de Estado de la RDA tras la muerte de Walter Ulbricht (1973),

Honecker nació en Neunkirchen, en el actual Sarre, en el seno de una familia minera de tradición comunista. En 1926 se afilió a las Juventudes Comunistas y en 1929 al Partido Comunista de Alemania (KPD). Ese mismo año fue enviado a la Escuela Internacional Lenin en Moscú, regresando en 1931. En 1935 fue arrestado por los nazis y condenado a diez años de prisión por su militancia política. Permaneció en prisión hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Al finalizar la guerra fue uno de los dirigentes comunistas que, junto a Wilhelm Pieck o Walter Ulbricht, encabezaron la unificación con los socialdemócratas en el Este fundando el Partido Socialista Unificado de Alemania (SED). En las elecciones de octubre de 1946, fue elegido diputado y en 1950 ya era miembro del secretariado del Comité Central del SED.

Uno de los principales dirigentes de la RDA desde su fundación en 1949, Honecker desplazó del poder al más ortodoxo Walter Ulbricht en 1971, convirtiéndose en secretario general del SED y Presidente del Consejo de Defensa Nacional. En 1976 asumió asimismo la Jefatura del Estado de la RDA. Opuesto a la Perestroika del secretario general del PCUS Mijaíl Gorbachov, fue sorprendido por los acontecimientos que llevaron a la caída del Muro de Berlín a finales de 1989, y los propios miembros del Politburó le obligaron a dimitir el 18 de octubre de 1989, siendo sustituido por Egon Krenz.

Tras la caída de la RDA, Honecker permaneció unos meses en un hospital militar soviético, debido a su delicado estado de salud. Viajó a la URSS para evitar ser detenido por las autoridades de la RFA, ya en la URSS Honecker se refugia en la Embajada de Chile en calidad de huesped del embajador chileno Clodomiro Almeyda, hecho que provoca una crisis diplomatica entre la República Federal de Alemania y Chile, finalmente, luego de varios meses, Honecker hace abandono de la embajada chilena siendo extraditado a su salida en 1992 tras la desintegración de la Unión Soviética.

Fue encarcelado entre 1992 y 1993 y procesado por la supuesta muerte de las 192 personas que intentaron ilegalmente cruzar el Muro de Berlín durante su mandato y por Alta Traición, pero debido a su grave estado de salud fue liberado y emigró a Chile, país del cual acogió durante los setenta y ochenta a centenares de militantes comunistas, socialistas y de izquierda, exiliados por la dictadura de Augusto Pinochet.

En Chile años antes residía su hija Sonja (casada con el chileno Leo Yáñez). Allí murió el camarada Honecker el 29 de mayo de 1994 víctima del cáncer de hígado. Estuvo casado con Margot Honecker, que fue ministra de Educación Popular en la RDA.

 

Fue el capitalismo el que dividió Alemania

La República Democrática de Alemania nació como consecuencia de la creación el 23 de mayo de 1949 de la República Federal de Alemania por parte de las potencias capitalistas, es decir, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Esta acción de las potencias capitalistas y muchas otras que plasmaban la división de Alemania a largo plazo, violaba de forma flagrante los acuerdos de Postdam con la Unión Soviética y en los que se decía que todas las decisiones tomadas respecto a Alemania debían hacerse por consenso. Este consenso debía llevar al objetivo de la unificación de Alemania y a la celebración de un tratado de paz. Pero el 2 de diciembre de 1946 los Estados Unidos y Gran Bretaña unieron sus dos zonas de influencia haciendo saltar por los aires el consenso al que se refería el tratado de Postdam. En mayo de 1947 en esta Bizona se estableció un Consejo Económico, un comité ejecutivo y otros organismos independientes como un Tribunal Supremo y un Banco Central. En 1948 se incorporó la zona de influencia francesa y nació la Trizona. El 20 de junio de 1948 las potencias occidentales hicieron una reforma monetaria independiente, se interrumpieron las relaciones económicas con la parte bajo influencia soviética y convirtió en la práctica el comercio con dicha zona como el de dos estados independientes.

Aún una vez creada la RFA y posteriormente y como consecuencia la RDA, Stalin en 1952 y Beria en 1953 ofrecieron bajo la premisa de la desmilitarización (para ello la Unión Soviética estaba dispuesta a retirar sus tropas de la RDA), una Alemania unida, democrática, desmilitarizada y neutral como ocurriría en 1955 con Austria que también estaba bajo ocupación compartida. Pero las potencias capitalistas no estaban dispuestas a retirarse de la RFA porque ya habían planeado una política de bloques con la creación de la OTAN y que perseguía la confrontación con la Unión Soviética. Es por ello que las acciones soviéticas son siempre consecuencia de los actos no amistosos de las potencias occidentales, ejemplo de esto fue la creación de la RDA posterior a la de la RFA como hemos dicho y la creación del Pacto de Varsovia también posterior a la creación de la OTAN.

Estos innumerables actos inamistosos llevaron al gobierno de la RDA en 1961 a construir el muro antifascista de Berlín. Las razones fueron muchas pero destacamos las siguientes:

- miles de personas vivían en Berlín Este disfrutando de alquileres bajos y alimentos baratos sin pagar impuestos al Estado pero iban a trabajar al oeste donde los sueldos eran más altos y dejaban el producto de su trabajo en beneficio de la RFA.

- luego estaban los contrabandistas occidentales que se hacían ricos a costa de la RDA, cambiaban sus marcos del oeste por los del este, entraban en la RDA, compraban objetos como cámaras fotográficas y las revendían en la RFA más caras.

- había también que cortar la fuga de cerebros que se formaban en la RDA con todos los costes que ello supone y que luego se iban a trabajar a la RFA país que obtenía el fruto de su trabajo; en la RFA remuneraban de forma desigual a los trabajadores según su formación profesional, pagaban muy bien a los empleados con una formación profesional muy alta pero no hacían lo mismo con los trabajadores sin cualificación, consecuencia: en la RDA se quedaban los trabajadores menos cualificados y a la RFA iban a trabajar los mejores cualificados.

Todo esto y más, supuso en diez años la pérdida de 35 mil millones de marcos para la RDA que se podían haber invertido en un aumento de la calidad de vida.

Por todo esto la construcción del muro fue un éxito sobre todo a corto y medio plazo, porque la economía se estabilizó al cortarse la sangría de recursos financieros y humanos y empezó la economía a crecer más rápidamente que en la RFA. Gracias al muro la RDA no sucumbió política y económicamente y llevó a los países capitalistas a mitigar su política de confrontación contra los países socialistas y a un grado de distensión entre Estados Unidos y la URSS, que de no ser así podría haber acabado en una guerra con las consecuencias desastrosas que ello hubiera tenido.

A largo plazo el muro tuvo unas consecuencias muy negativas para el movimiento comunista y los países socialistas. La propaganda burguesa lo hizo símbolo de la supuesta tiranía comunista en los países del este de Europa y su caída fue vista como una victoria del capitalismo sobre el comunismo. Los burgueses y sus gobiernos no tardaron en lanzarse a proclamar el fin de la historia, debido a que la demolición del muro se llevó por delante a la RDA y a todo el bloque de influencia soviética. (Resumido de una parte de "The legend behind the wall" de Hilary Keenan)

Creo que queda claro pues quienes son los que querían dividir Alemania y qué fines buscaban. Pero no todo salió como el capitalismo deseaba, ya que no se puede borrar la memoria de la gente y esta memoria se transmite a las generaciones siguientes que siguen siendo explotadas por el capitalismo.

En el vídeo que dejo a continuación se hace un análisis breve pero que explica que la caída del muro y de los países del este de Europa se sitúa en un contexto que es el de la lucha de clases, que conlleva logros y retrocesos, pero que indiscutiblemente la fuerza del proletariado y su vanguardia acabará por derrotar al capitalismo y construirá el socialismo en el mundo.

 

 

1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>