Debate e Ideas

¿SOLO POPULISMO? LA CULTURA POLÍTICA EN AMÉRICA LATINA Y EL PATRIMONIO DE LOS ICONOS DE LA IZQUIERDA

10.02.2018 12:06

Héroes de la Unidad de los PueblosEn el camino de Europa a América Latina, la terminología política a veces cambia su connotación: cuando se habla de populismo en Europa, generalmente se piensa en los partidos de derecha. En América Latina, pensamos en presidentes (ex) izquierdistas como Hugo Chávez en Venezuela (Presidente de 1999 a 2013), Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil (2003 a 2011), Cristina Fernández de Kirchner en Argentina (2007 a 2015) o Evo Morales en Bolivia (desde 2006). Incluso lo que se entiende por política populista parece ser diferente en América Latina: si Morales garantiza una pensión mínima de apenas 50 euros para la población empobrecida de Bolivia en la vejez, esto se llama "obsequios electorales populistas" en los periódicos alemanes. Pero si en Alemania la tasa mínima de beneficios sociales estatales se establece en ocho veces la pensión nacional boliviana, entonces los mismos periódicos hablan de "recortes de asistencia social". Obviamente, medimos Europa y América Latina en escalas muy diferentes.

Los últimos años en América Latina estuvieron dominados por gobiernos de izquierda, que en Europa a menudo se percibían como exclusivamente populistas. Tras la victoria electoral del líder izquierdista Hugo Chávez en Venezuela a fines de 1998, un gobierno de izquierda tras otro llegó al poder: en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Paraguay y Uruguay. Y la mayoría de los presidentes fueron figuras carismáticas. Su tiempo ahora ha expirado: en Argentina, el empresario neoliberal Mauricio Macri ganó las elecciones presidenciales a fines de 2015 después de tres gobiernos izquierdistas consecutivos. En Brasil, la vieja elite del país empujó a la presidenta Dilma Rousseff, seguidora de madera del favorito popular de Lula, a abandonar el cargo a fines de agosto. En Bolivia, en febrero de 2016, el pueblo decidió en un referéndum que el izquierdista Indígena Evo Morales no puede competir por la presidencia por cuarta vez consecutiva. Y Venezuela ha estado en una grave crisis económica, política y social desde la victoria de las elecciones parlamentarias electorales en diciembre de 2015. Parece que la "década de la izquierda" está llegando a su fin y que Latinoamérica volverá a ser lo que era antes: una región cuyos destinos políticos están determinados por una élite pequeña y rica.

 

Elites y su estado

En sus constituciones, la mayoría de las repúblicas latinoamericanas son democracias impecables basadas en modelos de Europa occidental y América del Norte. Pero en sus corazones no lo son. Hay una profunda zanja entre la idea de un estado y su realidad. Además, "las ideas cubren la realidad en lugar de revelarla y expresarla", escribió Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura Mexicana, hace casi 70 años en su brillante ensayo "El laberinto de la soledad". [1] Eso sigue siendo válido y está relacionado con la historia de su origen.

La independencia de las repúblicas latinoamericanas -con Haití como excepción- no fue ganada por esclavos o incluso esclavos en las plantaciones y en las minas de oro y plata de los gobernantes coloniales, sino por los mismos gobernantes coloniales: descendientes nacidos en Latinoamérica y llamados "criollos" el conquistador español En el siglo diecinueve, no quisieron ser atraídos por el Imperio español en decadencia, sino que decidieron su propio comercio y compartieron la riqueza resultante con nadie más. Los discursos de los héroes independentistas latinoamericanos pueden haber sonado revolucionarios. Pero su discurso y su referencia a los valores de la Revolución francesa eran poco más que una actitud de moda, un manto republicano de invisibilidad. Una vez más, Paz: "Inmediatamente después de la independencia, las clases dominantes se consolidaron como herederas del antiguo orden español. (...) Los grupos que lideraron el movimiento de independencia no representaron nuevas fuerzas sociales sino simplemente la extensión del sistema feudal ". [2]

Por esa misma razón, el sueño del luchador independentista Simón Bolívar de una América Latina unida nunca se hizo realidad. Las elites respectivas, con todas sus contradicciones e intereses propios, despojaron sus reclamos y fundaron sus estados para protegerlos. Ostensiblemente se jugó el juego republicano: hubo partidos y elecciones. Elegido, sin embargo, tiene solo una pequeña minoría por mucho tiempo, porque el derecho al voto estaba sujeto a condiciones: uno tenía que ser adulto (a menudo por lo menos 25 años), tener un mínimo de activos fijos y poder leer y escribir el idioma español. La población indígena, en países como Guatemala o Bolivia, la mayoría de la población, estuvo durante mucho tiempo excluida del sufragio, incluso por la última condición. Combinado con las otras dos regulaciones, esto significó que en Bolivia hasta la década de 1950 apenas se permitió votar al cinco por ciento de la población, el cinco por ciento más rico y el más rico, por supuesto. Incluso en el estilo europeo de Chile, hasta 1970, el año de la victoria electoral del socialista Salvador Allende, solo el 20 por ciento de la población tenía derecho a votar.

 

Guerrillas y militares

El estado pertenecía a una minoría de élite, y solo se confirmó en todas las oficinas importantes. Como regla, los intereses de la oligarquía agraria criolla estaban representados por los llamados partidos conservadores. Más tarde, europeos y no pocas veces los inmigrantes palestinos pronto dominaron el comercio y la banca y fundaron los partidos liberales. En casi todos los países de América Latina, hubo en algún momento guerras civiles entre conservadores y liberales, más recientemente en Colombia. Desde 1948 hasta 1958, esta sangrienta fase duró hasta hoy en los libros de historia de la violencia , la violencia, se llama. Entre 200,000 y 300,000 colombianos fueron víctimas de ella. No fueron las élites quienes dieron sus vidas por sus intereses. Fue su infantería la que se olvidó rápidamente cuando los oligarcas finalmente acordaron una división del poder. Las milicias aisladas y engañadas fundaron sus propios enclaves autónomos en el interior, que administraron y llamaron a sí mismos "repúblicas". Cuando pocos años después fueron dominados por el ejército colombiano, surgieron las primeras organizaciones guerrilleras, el punto de partida de un conflicto militar que recién comenzó, como resultado del acuerdo de paz entre el gobierno y una de las dos organizaciones guerrilleras a fines del verano de 2016. Las "Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia" (FARC-EP) parecen estar llegando a su fin.

Las guerrillas, inspiradas por el éxito de Fidel Castro en Cuba, cuestionaron el dominio de la elite criolla en los años setenta y ochenta con violencia armada: en Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Colombia y Perú, inicialmente en áreas rurales, en Brasil, Uruguay , Argentina y Chile como guerrillas de la ciudad. Solo el Frente Sandinista de Liberación (FSLN) en Nicaragua tuvo éxito. En El Salvador y Guatemala, las guerras civiles terminaron con soluciones negociadas que garantizaron a los insurgentes un grado de participación política. Colombia, al parecer, sigue este camino. Todos los demás movimientos armados fueron destrozados militarmente.

Sobriamente y desde la distancia, a los guerrilleros les preocupaba el igual reconocimiento de la mayoría de la población marginada en la vida política y económica. O en otras palabras: la abolición del gobierno de las élites tradicionales. Estos, a su vez, defendieron sus privilegios con el ejército y le dieron el estado, si era un rayo. Esto fue seguido por décadas de dictadura militar. Las tensiones se libraron como guerras civiles abiertas como en Nicaragua y El Salvador o como guerras militares sucias contra la oposición como en Argentina y Chile. Las tensiones eran caseras, una consecuencia de las estructuras coloniales rescatadas en las repúblicas. Pero se llevaron a cabo bajo el signo ideológico de la Guerra Fría. Los gobernantes militares y las élites defendidas por ellos hablaban de una conspiración mundial comunista controlada por Moscú y eran política, logística, financiera y, a menudo, con el apoyo militar de los EE. UU. Por otro lado, los cuadros de la guerrilla mantuvieron un discurso marxista y obtuvieron sus armas principalmente de Cuba.

El patrón impuesto del conflicto Este-Oeste había alimentado estas guerras y luego contribuyó a su fin. Después del final de la Unión Soviética en 1991, las ideologías de la Guerra Fría fueron obsoletas. Estados Unidos presionó para que se ponga fin al gobierno militar en América Latina y para la democratización formal. Las personas excluidas durante siglos han logrado al menos una cosa: el sufragio universal está en todas partes hoy.

 

Paternalismo y corrupción

Pero las elites tradicionales pudieron preservar sus privilegios, con algunas excepciones. Y, sin embargo, se les había vuelto más difícil: antes, esencialmente se habían elegido a sí mismos, ahora tenían que enfrentarse a todo el pueblo. Resolvieron el problema recurriendo a la estructura económica y social aún existente de la época colonial. Los conquistadores habían sido recompensados con tierras por sus respectivas coronas, y los indígenas que vivían en ese suelo simplemente los habían obtenido. Estos siervos reales estaban vinculados a las haciendas y, por lo tanto, a sus dueños. Los hacendados los esclavizaron, pero al mismo tiempo garantizaron su existencia. Este estrecho vínculo entre el patrón y el peón sigue siendo un patrón básico de la política latinoamericana: comer Wes Bread, la canción que canto, respectivamente: recibe mi voz. Porque si el patrón está bien, los peónes no son tan malos como podrían ser.

Los trabajadores agrícolas eligen a los propietarios en cuya tierra han vivido a menudo por generaciones. Muchos de los diputados y senadores de las zonas rurales de Brasil, que ahora se sabe que son corruptos, han venido a sus oficinas exactamente de la misma manera. En parte, los cargos políticos dentro de una familia son heredados. Las mayorías no se ganan con la persuasión o los compromisos negociados, sino que se compran, y eso fue natural durante mucho tiempo. El drama político actual del escándalo de corrupción en torno a la petrolera semiestatal Petrobras en Brasil muestra: Los actores no tienen sentido de culpa. ¿De dónde?

En su mayor parte, las partes en este juego son solo sobres y, en el mejor de los casos, máquinas de campaña electoral que sirven a los intereses personales de sus líderes. Algunos son de larga vida y están vacíos de contenido, como el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el más fuerte en su país. En él puede encontrar la posición diametralmente opuesta para cada posición. Otros están diseñados para personas individuales o pequeñas camarillas. Por ejemplo, en junio de 2016, en Perú, Pedro Pablo Kuczynski fue elegido presidente, quien fundó su partido económico liberal solo para la campaña electoral y lo nombró peruano por el Kambio ("peruanos por el cambio", ignorando la ortografía española) Cambio) para la forma abreviada PPK da sus iniciales. Investigadores de la Comisión de la ONU contra la impunidad en Guatemala (CICIG) publicaron recientemente un informe según el cual el Partido Patriota local - desde enero de 2012 hasta el derrocamiento del presidente Otto Pérez Molina en septiembre de 2015 - no con un político Se fundó Vision, pero con el objetivo de eximir al estado y enriquecer a los fundadores del partido. [3]

 

Ascenso de las izquierdas

El don del habla juega un papel clave en esta política de hacer política de una manera muy personal y no programática. En una región donde la mayoría de la población no podía leer o escribir hasta hace algunas décadas, la palabra ingeniosa tiene un peso que difícilmente puede sobreestimarse. Los poetas que tienen una vida miserable en Europa pueden ser verdaderos héroes populares en América Latina. Fidel Castro fue admirado por los cubanos, entre otros, por sus muchas horas de discursos. Hugo Chávez despreciaba a la gente casi luterana. En Europa, sus discursos pueden haber sido bastante difíciles: en Venezuela, él ha inspirado a las masas.

Hubo pocas excepciones a esta política personal: los partidos orientados a los demócratas cristianos, por ejemplo, fueron una expresión de una clase media burguesa de lento crecimiento y su voluntad política. Sobre todo, sin embargo, los partidos de izquierda son probablemente miembros del partido en el sentido de Europa Central. Han surgido principalmente en oposición a las dictaduras militares: las ex organizaciones guerrilleras se transformaron en un partido, como el FSLN en Nicaragua y el Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí (El Salvador), pero también el Movimiento Obrero (PT) en Brasil o el Partido por la Democracia (PPD) en Chile, que era una especie de capa para el Partido Socialista prohibido bajo la dictadura de Augusto Pinochet. El hecho de que el FSLN en Nicaragua, bajo el liderazgo de Daniel Ortega, haya podido retroceder de un partido de programa a una organización de todo líder muestra cuán poderosos son esos patrones en la política latinoamericana.

En las primeras elecciones libres después de la era de las dictaduras (en los años ochenta y noventa), estos partidos de izquierda aún no tenían ninguna posibilidad. Demasiado grande fue el miedo de los votantes ante los militares recién domesticados. Temían que si sus antiguos enemigos mortales de izquierda se hicieran cargo, podrían atacar de nuevo. Solo en Chile fueron posibles los socialistas ahora muy moderados como partido gobernante, en una coalición con los demócratas cristianos y un presidente demócrata cristiano. De lo contrario, las juntas militares fueron nuevamente seguidas por presidentes de las élites tradicionales (como en El Salvador y Guatemala), carismáticos príncipes provinciales (como Carlos Menem en Argentina) o aparentes tecnócratas que surgieron de la nada (como Alberto Fujimori en Perú). Conformaron los años neoliberales en los que el Fondo Monetario Internacional estableció las pautas políticas con sus programas de ajuste estructural. Fue privatizado en el diablo, por lo que los viejos y nuevos oligarcas se enriquecieron a sí mismos y la brecha ya amplia entre muy pocos ricos y muchos pobres aún más amplio.

Debes conocer esta historia para comprender por qué, en el cambio de milenio, han llegado una serie de gobiernos de izquierda: las crecientes tensiones sociales, combinadas con temores militares que se desvanecen, los llevaron al poder. La única excepción fue Hugo Chávez en Venezuela, él mismo un golpe militar y fallido. Pero Venezuela no había experimentado una dictadura militar como Argentina, Brasil o Chile. El ejército se mantuvo esencialmente neutral desde el punto de vista político y fue una de las pocas instituciones en las que la gente de los estratos inferiores podría ascender socialmente. Chávez era simplemente un hombre fuerte de la gente que defendió a las familias gobernantes. Su victoria electoral en 1998 fue una victoria para los muchos desvalidos contra la estrecha élite.

En Brasil, la brecha entre ricos y pobres se había vuelto tan peligrosa que en las elecciones de 2002, incluso las grandes compañías apoyaron al líder sindical Lula da Silva por temor a una explosión social bajo otro gobierno neoliberal. En Argentina, después de una bancarrota nacional y un caos político, el entonces desconocido Néstor Kirchner llegó por casualidad al poder. No era nada carismático: entrecerraba los ojos y balbuceaba y se parecía más a un vendedor de autos usados con su pelo mal cortado y trajes de gran tamaño. Se volvió carismático solo a través de su política.

Una cosa debe tenerse en cuenta: en ninguna parte, ni siquiera en Venezuela, el capitalismo como modelo de la economía y la sociedad ha sido fundamentalmente cuestionado. La década de los gobiernos de izquierda no fue revolucionaria, fue una década de reformas sociales. La más conocida fue Bolsa Família, creada por Lula da Silva en Brasil, que brinda a las familias pobres apoyo económico mediante el envío regular de sus hijos a la escuela y a la atención médica. La Bolsa fue copiada en muchos países y adaptada a las circunstancias respectivas. Solo en Brasil, al menos 35 millones de personas han superado la pobreza con la ayuda de dichos programas y se han elevado a la clase media baja.

La política social popular era que casi todos los presidentes izquierdistas tenían una personalidad fuerte y una historia impresionante. Lula da Silva (Brasil), Néstor Kirchner (Argentina) y Michelle Bachelet (Chile) sufrieron persecución y detención bajo los respectivos regímenes militares, mientras que José Mujica (Uruguay) y Dilma Rousseff (Brasil) incluso sufrieron torturas. Evo Morales (Bolivia) provenía de los entornos más pobres y había sido golpeado repetidamente y arrestado por los dirigentes sindicales. Fue la combinación de reforma social y personalidad lo que hizo que estos presidentes fueran tan populares.

 

¿Qué queda?

Que el brillo de los íconos de la izquierda ahora se está desvaneciendo, en parte se han atribuido a sí mismos. Prácticamente todas las economías de América Latina aún dependen de las exportaciones de productos básicos. En los años en que China "compró" el mercado mundial y elevó los precios, las ganancias podrían utilizarse para financiar programas sociales. Sin embargo, la diversificación de la economía se ha abordado a regañadientes, en todo caso. Venezuela se ha basado más que nunca en la exportación de petróleo. Además de Bolivia, ningún país en los años dorados ha creado reservas significativas para los malos tiempos. Y nadie estaba preparado para una caída en los precios de las materias primas, como ocurrió recientemente: hoy, solo se paga una tercera parte del precio del petróleo crudo, y solo la mitad para la soja. El resultado: en Venezuela, la economía se bloquea, en Argentina y Brasil hay recesión, en casi todos los demás países, las altas tasas de crecimiento estable durante años se han reducido severamente.

La miopía económica se vio agravada por un mal conocido desde hace tiempo por los países ricos en recursos: cuanto más recursos minerales hay, mayor es la tentación de la corrupción para la clase dominante, contra la cual los antiguos movimientos de liberación no son inmunes. Es esta combinación de crisis y corrupción lo que ha molestado a las personas contra los gobiernos de izquierda. Desafortunadamente, reaccionan a esto con miedo a sus propias políticas: en Chile, la presidenta Bachelet dice que quiere adaptar su promesa de campaña a las circunstancias económicas. Ella quiere decir: deben estirarse, retrasarse, posponerse indefinidamente. En Argentina, los peronistas se presentaron en las elecciones a fines de 2015 con Daniel Scioli como candidato de su ala liberal económica, que programáticamente apenas difería del casi victorioso conservador Mauricio Macri. A menudo fue el propio gobierno quien marcó el comienzo de la reversión a la austeridad neoliberal. Solo en Venezuela reacciona el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, con desafío y métodos autoritarios.

Si ha habido un giro hacia la derecha en América Latina recientemente, entonces se jugó en los partidos del gobierno de izquierda. Pero de aquellos que han superado la pobreza a través de programas sociales y cuyos hijos pueden tener más oportunidades en la vida a través de políticas educativas de izquierdas, nadie quiere que todos se deshagan. Y si ha habido un desarrollo revolucionario, entonces sobre esa base. Todos los gobiernos de izquierda llegaron al poder a través de victorias electorales, votantes que ya no estaban atrapados en promesas electorales y obsequios de la misma elite. Esta base puede desmoronarse ante la crisis y la corrupción. Pero la conciencia de la propia fuerza no se ha roto.

Esto es más palpable en Bolivia, donde los pueblos indígenas, la mayoría en el país, fueron en el mejor de los casos sirvientes durante siglos y apenas se atrevieron a mirar a los blancos a los ojos. Después de diez años de gobierno bajo Evo Morales, saben que podemos gobernar un país, y podemos hacerlo mejor que los blancos alguna vez lo hicieron. Nadie puede quitar esta confianza en sí mismo. En el país vecino, Chile, la juventud continúa masivamente en la calle y exige a Bachelet a pesar de la crisis la reforma educativa prometida. Y en Argentina, después de solo unos pocos meses, se forma la resistencia a las políticas de Macri, aliviando a las empresas a expensas de la gente común.

Este es quizás el mayor y más duradero mérito de figuras carismáticas como Hugo Chávez y Lula da Silva, Evo Morales y Cristina Fernández de Kirchner: se han dejado llevar por el despertar y han demostrado que otra política (social) es posible. y quien nació amargamente pobre, no tiene que permanecer amargamente pobre.

* Toni Keppeler

<< 24 | 25 | 26 | 27 | 28