Debate e Ideas

"EL SALVADOR DE LA JUNGLA" MUERTE, LEGADO Y RESURECCION DE ERNESTO GUEVARA

10.02.2018 12:11

Revolución Socialista en América LatinaEl 16 de abril de 1967 apareció en La Habana, el primer número de la revista "Tricontinental" como un delgado número especial. La publicación, publicada un año antes por la Organización para la Solidaridad con las Naciones de Asia, África y América Latina (OSPAAAL), no contenía nada más que una carta a su Comité Ejecutivo. Ernesto "Che" Guevara, probablemente el miembro fundador más prominente de OSPAAAL, se dirigió al público mundial en esta carta, que se hizo conocida como el "Mensaje al Trinontinental". [1] En su mensaje, el ex comandante de la Revolución Cubana hizo un llamado a los "pueblos del mundo" a sacudirse los rigores que les imponían las "potencias imperialistas" y tomar las armas para luchar por la "liberación de la humanidad" final. para pelear Él mismo era, como se conocerá más adelante, en el momento de la publicación durante varios meses en Bolivia y había escrito el texto en 1966 antes de su partida. Esperaba construir un ejército guerrillero con el apoyo de la población rural de allí, para hacer del país andino un ejemplo brillante y la punta de lanza de una revolución continental. Pero los campesinos pobres, a quienes Guevara había planteado como sujetos de sus revoluciones revolucionarias, apenas podían escuchar su llamado: la gran mayoría de ellos no sabía leer y escribir. [2]

El "mensaje", por otro lado, encontró resonancia amplia e inmediata de las metrópolis de América Latina y las universidades de América del Norte a las principales ciudades europeas. El eslogan de Guevara "Creemos dos, tres ... muchos Vietnam" pronto se convirtió en uno de los eslóganes icónicos de la Nueva Izquierda. La recepción de gran alcance de la Embajada de Guevara se benefició del contexto histórico de su publicación: pocos meses después de su publicación, la ofensiva de Tet en Vietnam, la masacre en la Plaza de Tlatelolco mexicana, el ascensor de los tanques soviéticos en Praga y el asesinato de Martin Para entonces, Luther Kings separa geográficamente sus respectivos medios politizados en un movimiento de protesta aparentemente globalizado. Pero igual de significativo para el eco del "mensaje al Trikontinentale" fue la lucha contemporánea de Guevara y lo que muchos contemporáneos consideraron como un final trágico en Bolivia. Su muerte en octubre de 1967, que aparentemente había anticipado proféticamente en el "Mensaje", enfatiza indeleblemente el ideal cristiano de la síntesis de palabra y acción, personificado por Guevara. La ejecución de Guevara elevó a su legado político este último texto publicado durante la vida del comandante guerrillero. El programa formulado allí y las metáforas decididamente religiosas, además del trabajo práctico de Guevara, influyeron significativamente en su transfiguración en una "figura cristomórfica". [5] Dos, tres, muchos Vietnam

A principios de abril de 1965, apenas dos años antes de que apareciera la "Embajada de los Trinunteles", Guevara había desaparecido de repente del ojo público. Mientras que su paradero había causado mucha especulación, Guevara se había establecido secretamente en el Congo, allí para promover una revolución después del modelo cubano. Un proyecto que se sabe que termina en un desastre. Pero al mismo tiempo que la operación del Congo, Guevara había comenzado a prepararse para otra misión. Ya en 1964 contrató a su compatriota argentino Ciro Bustos para reclutar combatientes potenciales en su país de origen. Otros contactos incluyeron al grupo alrededor de Juan Pablo Chang en Perú y Brasil. Durante el año siguiente, Tamara Bunke ("Tania"), hija de exiliados germano-alemanes de Argentina, que ahora trabajaba para el servicio de inteligencia cubano, logró establecerse en La Paz. Equipada con documentos falsos que emitió como la etnóloga argentina Laura Gutiérrez Bauer, logró establecer contactos con los círculos alrededor del presidente René Barrientos. A partir de ahí ella debía reunir los diversos aspectos de la operación. [6]

El líder cubano, Fidel Castro, a su vez, había revivido antiguos lazos con las diversas facciones del comunismo boliviano. Mientras el maoísta boliviano marxista leninista (PCB-ML) dirigido por Óscar Zamora y el movimiento sindical pro-chino Moisés Guevara inmediatamente señalaron su apoyo a la lucha armada, la dirección del Partido de la influencia soviética Partido Comunista Boliviano (PCB) respondió a Mario Monje cauteloso. Aunque no se oponía completamente a las aspiraciones armadas de Cuba -después de todo, había enviado varios cuadros al entrenamiento militar en la isla-, Monje se mostraba reacio a romper los dictados de coexistencia pacífica de Moscú. Sin embargo, durante una visita a Cuba, Castro Monje describió "que un amigo común quiere regresar a su país, alguien cuyo formato revolucionario es irreprochable", y que este amigo pensó que sería mejor llegar a través de Bolivia. "Por lo tanto", Castro agregó, "me gustaría pedirle que lo ayude a ingresar a su país". [8] La referencia a Ernesto Guevara debe haber sido clara para Monje, y así lo dijo. Probablemente hizo esto fuera del cálculo de poder prevenir una guerra de guerrillas en territorio boliviano ayudando a Guevara a preparar su unidad en Bolivia y luego escoltarlo a la frontera con Argentina.

En noviembre de 1966, Guevara, disfrazado de empleado de la Organización de Estados Americanos (OEA), viajó a Bolivia. Ya en agosto, tenía sobre los intermediarios de Monje una finca y 1500 acres de tierra en una zona agreste entre las estribaciones andinas y las tierras bajas del Chaco, a solo 250 kilómetros al suroeste de Santa Cruz de la Sierra, compre. Junto con algunos de sus colaboradores más cercanos desde los días de la Revolución cubana, estableció un campamento base, depósitos de armas y una estación médica rudimentaria en la zona boscosa antes de fin de año. [9] Cuando Mario Monje hizo una visita el 31 de diciembre, el grupo nombrado por Guevara como Ejército de Liberación Nacional (ELN) ya tenía 25 guerrilleros, pero solo nueve eran de Bolivia.

La reunión con Monje a fin de año debería ser crucial para el curso posterior de la guerrilla en Bolivia. Guevara esperaba, como explicó poco antes de la llegada de Monje en un discurso a sus guerrilleros, una reconciliación de los dos principales bloques socialistas. Al cooperar en Bolivia con Monje y un representante del bando soviético, así como con las facciones prusianas de Moisés Guevara y Óscar Zamora, Bolivia pudo producir un efecto ejemplar de inmensa importancia y sobre el cisma entre la Unión Soviética y China. reunir dos bloques de mundo socialista en ruinas. Ya en su "Mensaje al tricontinentale" había llamado a las diferencias entre estas dos potencias como uno de los problemas centrales y exigió: "Esta es la hora de dejar atrás nuestras diferencias y poner todo al servicio de la lucha". [10]

Al contrario de lo que Monje sugirió, Bolivia no fue solo una parada en el camino a Argentina en esta lucha. Más bien, los Andes, siguiendo el ejemplo de Vietnam, deberían ser el punto de partida para eventos más grandes. Una vez asimilada, la evaluación de Guevara sugiere que la lucha de la guerrilla tomaría inmediatamente dimensiones continentales y haría de todo el subcontinente la "escena de muchas batallas para la liberación de la humanidad". [11] El punto final de esta lucha debería ser nada menos que la "destrucción del imperialismo mediante la eliminación de su baluarte más poderoso, el dominio imperialista de los Estados Unidos de América del Norte". [12] Pero solo si China y Rusia tienen éxito, Guevara continúa, para superar sus diferencias y unirse con los revolucionarios en todas partes del mundo, podría el imperialismo norteamericano finalmente recibir el golpe final. Su idea era que una nueva guerra global debería comenzar en Bolivia, cuyo resultado decidiría si el planeta sería socialista o capitalista en el futuro.

La conversación con Monje no condujo a ningún acuerdo. Porque él exigió -después de que se hiciera cada vez más claro que no sería solo para apoyar a Guevara en el pasaje a Argentina- que él sería el líder político y militar de toda la operación transferida. Bajo ninguna circunstancia Guevara estaba dispuesto a hacer tal concesión. Monje luego anunció el apoyo del PCB e instó al partido enviado por los combatientes inconfundiblemente, pero sin éxito a abandonar al guerrillero Guevara. [13] Sus palabras de despedida a los camaradas que permanecen en Guevara a la mañana siguiente deberían ser tan precisas como trágicas: "Tan pronto como la gente sepa que estas guerrillas son dirigidas por un extranjero, le darán la espalda y negarán su apoyo. Estoy seguro de que fracasará porque no tiene el mando de un boliviano, todos morirán heroicamente, pero no tienen posibilidades de éxito ". [14]

 

Bajo la bandera de una cosa santa

Poco después de que Monje dejara el grupo en la mañana de Año Nuevo, Guevara partió con la mayoría de los hombres para una primera expedición de entrenamiento. Contrario a su plan de regresar al campamento base después de 15 días, se movieron mucho más lento de lo esperado y se quedaron en el bosque durante casi siete semanas. Sin embargo, incluso antes de que regresaran a su finca, el ejército boliviano había tomado conciencia de los acontecimientos en la región. Durante la ausencia de Guevara, Moisés Guevara había enviado más reclutas al campamento base, dos de los cuales habían sido arrestados por las fuerzas armadas tras un breve tiempo tratando de desertar. En los interrogatorios posteriores, habían dado información militar sobre los guerrilleros formadores y sus comandantes extranjeros con el nombre en clave "Ramón". Poco después, el 23 de marzo de 1967, hubo un primer enfrentamiento entre el grupo de Guevara y una unidad avanzada del ejército, en el que murieron siete soldados. Mucho antes de lo planeado, los preparativos operativos se convirtieron en una guerra de guerrillas, lo que obligó al grupo a abandonar la comodidad del campamento de la finca y seguir avanzando.

A principios de abril, el ejército se hizo cargo de la finca, que había sido abandonada apresuradamente por la guerrilla, y encontró alimentos y medicinas, así como documentos y varias fotos. Sobre la base de este material, los funcionarios bolivianos entendieron cómo difundir en público la imagen de una invasión Castro-Comunista y sobre todo extranjera. La política de información del gobierno estaba dirigida directamente a los campesinos más pobres de la zona y apeló a su patriotismo, pidiéndoles que defendieran a Bolivia de esta invasión. El ejército tuvo una conferencia de prensa especial en la Finca ocupada, en la cual se presentó la imagen del supuesto líder del grupo, pero sin anunciar quién era. Mostraba a Ernesto Guevara, con una pipa y sin barba. [16]

El 13 de abril, Guevara recibió la noticia por radio de que Estados Unidos enviaría asesores militares a Bolivia. En consonancia con el "Mensaje al Tricóndano" de tres días, escribió en su diario: "Tal vez estamos experimentando actualmente el primer capítulo de un nuevo Vietnam". [17] Después de que el ELN había hecho pública su existencia poco después del comienzo de la lucha con un primer comunicado, la publicación del texto a la OSPAAAL ahora debe aclarar cualquier duda sobre la presencia de Guevara en Bolivia y así desarrollar el efecto más amplio posible. [18] Sobre todo, sin embargo, el texto fue como un llamamiento para tomar las armas y participar en la creación de más lugares problemáticos. En una imaginería profundamente religiosa, Guevara pidió un "nosotros" dirigido de forma difusa para "emular la lucha de la causa sagrada de la salvación de la humanidad" para emular a los primeros mártires de esta misma lucha. [19]

Sin embargo, el tono triunfante del "mensaje al Trikontinentale" desmintió el hecho de que las guerrillas de Guevara se habían puesto cada vez más en una situación desesperada. Tanto Juan Pablo Chang como Tamara Bunke, así como Ciro Bustos y el francés Régis Debray se quedaron estancados debido a la inesperada intervención del ejército en la guerrilla. Todos habían llegado a la finca a principios de año y, de acuerdo con el plan original, debían regresar a sus lugares tradicionales con mensajes u órdenes de coordinación. La zona negra militar ahora establecida hizo un regreso extremadamente arriesgado. Mientras que Chang y Bunke, cuyo camuflaje probablemente fue descubierto por las fotografías encontradas en la finca, decidieron quedarse con la guerrilla, y la conexión con La Paz y Perú fue cortada irrevocablemente, Bustos y Debray intentaban Dejando el anillo de asedio arrestado. Por lo tanto, la última ruta de contacto con los líderes cubanos también se rompió. Por su parte, Guevara había dividido sus guerrillas en dos columnas en apoyo del intento de fuga. En los meses siguientes, ya no pudo reunir a los grupos separados el uno del otro sin comunicación. [20]

Sobre todo, a Guevara le preocupaba una cosa: contrariamente a su esperanza, ninguno de los campesinos locales se había unido a su fuerza de lucha revolucionaria. Siempre había asumido una conexión orgánica entre la población rural y la guerrilla, así como el hecho de que, basándose en el lenguaje común, las costumbres y la religión, así como las mismas formas de explotación, habría una fuerte conciencia de clase de consenso en toda la población latinoamericana. Esta conciencia producirá inevitablemente una solidaridad de tipo "internacional-estadounidense", por lo que su suposición. [21] Si la vanguardia armada había iniciado la lucha contra la explotación, sugirió que el pueblo estadounidense internacional se uniría pronto a él. De hecho, la población local era cada vez más hostil al ELN. Con el apoyo de constantes referencias al carácter extranjero de las guerrillas, los militares recibieron cada vez más informes sobre sus actividades por parte de los agricultores. En un resumen mensual, por lo demás todavía optimista, de abril, Guevara llegó a la conclusión de que, al menos, su neutralidad podría lograrse mediante el terror dirigido. Aunque Castro y él ya habían ejercido presión sobre la población local en su área de retirada de la Sierra Maestra durante la Revolución Cubana, pero la formulación explícita de esto era nueva.

A veces se ha especulado sobre por qué Guevara en este momento, como un escape aún parecía realista, no consideró cancelar la misión. Por un lado, a pesar de los contratiempos, asumió durante mucho tiempo que la operación se desarrollaría de acuerdo con su hipótesis. En julio de 1967, Juan Carlos Onganía, gobernante de Argentina, selló la frontera con Bolivia por temor a la propagación del conflicto. Para Guevara, esta era una clara señal de que la internacionalización prevista de la lucha estaba realmente ocurriendo. Eufóricamente anotó en su diario: "La leyenda de la guerrilla adquiere dimensiones continentales". [23] Del mismo modo, difícilmente habría sido compatible con su código militar dejar atrás la retaguardia cortada de la columna principal. Pero, sobre todo, se había retirado por su retórica vehemente, pero no permitía que esto retrocediera ni ambivalente a más. Del mismo modo que exigió participar en el destino de los oprimidos y guiarlos indomablemente "a la muerte o a la victoria" [24], no pudo abandonar la lucha en Bolivia en pocos meses sin desacreditar su agenda política como una doctrina sin prejuicios de salvación.

Ya había anticipado la finalidad del argumento de Guevara, que se había elevado a una batalla apocalíptica decisiva entre las fuerzas antagónicas del mundo en el "Mensaje al tricontinental", aunque inconscientemente. Su llamado a los "pueblos del mundo" terminó con la frase póstumamente interpretada de un anhelo de muerte: "En cualquier lugar donde la muerte nos sorprenda, sería bienvenido si nuestro grito de guerra fuera bien recibido y otra mano para nuestras armas agarrarían y otras personas estarían dispuestas a sintonizar las canciones muertas con nerds de ametralladoras y nuevas llamadas de guerra y victoria ". [25]

A fines de agosto de 1967, la 8ª División del Ejército boliviano había atraído a la retaguardia de Guevara hacia una emboscada. Mientras que el grupo de ocho personas en ese momento cruzó el río Masicurí, los soldados habían abierto el fuego y mataron a la mayoría de ellos. Entre los muertos estaba Tamara Bunke, cuyo cuerpo fue recuperado del río días más tarde. Dos de los tres sobrevivientes fueron ejecutados posteriormente por los soldados.

Menos de un mes después, los residentes informaron a los militares sobre las actividades de los presuntos guerrilleros en el área alrededor de la aldea de La Higuera. El 8 de octubre, la unidad del ejército comandada por Gary Prado Salmón logró ubicar al grupo alrededor de Guevara en un cañón cercano. La mayoría de los combatientes murieron en la batalla subsiguiente y Guevara, que había sido herido previamente, fue arrestado por Sargento Bernardino Huanca. Junto con el boliviano Guerillero Simón Cuba ("Willy") fue llevado a La Higuera e interrogado allí por personal del ejército y el agente de la CIA Félix Rodríguez. El propio Guevara sugirió, según el informe de Rodríguez, que los militares lo dejarían vivir. [26] Juan Pablo Chang también fue llevado a La Higuera a la mañana siguiente. Poco después, el comando del Comando Supremo se entregó para liquidar a los prisioneros, especialmente a Ernesto Guevara. Demasiado grandes fueron las preocupaciones de que un juicio público, mucho más vehemente que lo que sucedió después del arresto de Régis Debray, podría dirigir la indignación del mundo hacia el gobierno boliviano. Después de que Chang y Cuba fueron ejecutados, Ernesto Guevara fue asesinado a tiros el 9 de octubre de 1967 al mediodía. [27]

 

Dios crucificado

Los militares llevaron el cuerpo de Guevara a Vallegrande el mismo día, donde las monjas del hospital local lo lavaron. Un médico le inyectó formaldehído para retrasar el proceso de descomposición y abrió los ojos. Al día siguiente, el cadáver se colocó en un rudimentario baño hospitalario en un estanque de concreto y se presentó a los representantes de prensa como evidencia de la muerte del comandante guerrillero más famoso del mundo. Los militares esperaban poder evitar una heroización póstuma por la presentación de los caídos y el subsiguiente entierro anónimo de Guevara. Sin embargo, las fotos de Guevara publicadas en las portadas de los diarios al día siguiente lograron un efecto que no podría haber sido más contradictorio con la intención real del programa. Las imágenes del cadáver, cuya mirada deprimida y casi vivaz parecía sonreír levemente, mostraban en su imaginería, como notaron inmediatamente los observadores contemporáneos, un sorprendente parecido con las representaciones de otro profeta de la liberación humana mucho más antiguo pero no menos importante: Jesús Cristo. [28]

Sin embargo, la amalgama estética de Jesucristo y Ernesto Guevara, que dice mucho más acerca de sus intérpretes que las intenciones de los fotógrafos, que con toda probabilidad no existen, va más allá de la mera similitud externa. Más bien, se refiere a analogías ideológicas, cuyo núcleo también aparece en el "mensaje al Trikontinentale": una escatología impregnada de cristianos. Esto se hace inconfundiblemente claro cuando Guevara escribe sobre la "causa sagrada de la salvación de la humanidad". Guevara, que en cierto sentido demuestra ser un discípulo de Carl Schmitt y su "teología política", dividió al mundo en dos bloques antagónicos que lucharían en un debate de suma importancia sobre la finalización de la historia.

Mientras que sus apologistas lo transfiguran en un profeta del amor como el de Cristo, esto se evidencia particularmente por la frecuente referencia a su dicho: "Me atrevo a decir (...) que el verdadero revolucionario está guiado por grandes sentimientos de amor" [29] él complementa el odio sobre sus adversarios. En el "Mensaje al Tricontinental", Guevara elevó el "odio indomable hacia el enemigo, que lleva al hombre más allá de sus límites físicos y lo transforma en una máquina de matar efectiva, violenta, selectiva y fría". De hecho, el resorte de toda la lucha , [30] Fue precisamente este pensamiento de salvación lo que le permitió a Guevara marcar el camino de un mártir, mientras que al mismo tiempo aplicaba severidad extrema a todos aquellos que se apartaron de este camino. Al igual que durante su vida abogó por mejorar las condiciones de vida de aquellos que innegablemente sufrieron el establecimiento del mundo y se convirtieron, después de su muerte, en un símbolo de incomodidad por la persistencia de estos abusos, se mostró implacable con todos los renegados. , Desertores o informantes de los militares se habían alejado de la fe exigida.

La impregnación religiosa de su pensamiento aparece simbólicamente en un episodio que describe en su diario de la Sierra Maestra. Las guerrillas que rodeaban a Fidel Castro habían caído en manos del colaborador renegado Eutimio Guerra en enero de 1957, que había traicionado a los rebeldes con los militares cubanos. La posterior ejecución de Guerrero, con toda probabilidad la primera de las suyas, retrata a Guevara en sus notas en las metáforas de las parábolas bíblicas: en ese momento, escribe, cuando Eutimio fue ejecutado, "estalló una fuerte tormenta y el cielo se oscureció En medio de un diluvio que se produjo cuando un rayo brilló en el cielo y los truenos retumbaron, la vida de Eutimio Guerras se detuvo justo cuando uno de esos rayos brilló y un rayo lo siguió inmediatamente, y ni siquiera los compañeros que estaba cerca de él, escuchó el disparo ". [31] Cuando el cadáver fue enterrado a la mañana siguiente, Guevara prohibió a sus camaradas establecer una cruz de madera en memoria de ellos, dejando solo una marca rayada en un árbol. El nombre Guerras debería borrarse para siempre de la historia en un acto de damnatio memoriae .

La esperanza histórica de salvación de redimir a toda la creación a través de una guerra de guerrillas, Guevara a nivel individual, su concepto del Nuevo Hombre al lado. Una analogía que también encuentra su equivalente en la esperanza escatológica para la perfección del individuo en el pensamiento cristiano. Guevara persiguió un ideal que rechazaba cualquier búsqueda de disfrute y riqueza material en favor del sacrificio, la renuncia, el ascetismo y la superioridad moral. Al final de esto, como una idea secularizada o subjetiva de Dios, el guerril revolucionario es la "etapa más alta de la especie humana". [32] Nadie lo resumió tan prototípicamente como el propio Guevara durante su vida. Así como Cristo solo se convirtió en Salvador mediante su crucifixión, la "muerte sacrificial" de Guevara en Bolivia finalmente lo convirtió en el "Redentor de la jungla". Der Spiegel "en julio de 1968. Un poema de Leon Felipe, que Guevara había memorizado poco antes de su muerte, indica que era muy consciente de su estado. Dice:

Cristo, te amo (...)

Nos has enseñado que el hombre es Dios

un dios pobre y crucificado como tú.

Y eso a tu izquierda en el Gólgota

el ladrón malo también un dios es. [33]

Simplemente tomando esta constelación, aunque inconscientemente, el entorno de la Nueva Izquierda Guevara después de su muerte se conmemora con la fórmula igualmente apresurada y cristiana: "¡Che vive!" o "¡Che vive!" La subsiguiente heroicización del comandante guerrillero, como es común a todas las historias heroicas, salvó todas las áreas que podrían haber dañado la imagen. Y así la participación significativa de Guevara en asesinatos de figuras de la oposición en el campo de prisioneros de La Cabaña en Cuba, o su voluntad fatalista de sacrificar a toda la población cubana durante la crisis de misiles cubanos de 1962 en una guerra nuclear, quedó relegada a una narrativa que lo escenificó como un Cristo contemporáneo.

Contra este telón de fondo, no es una coincidencia que fue precisamente Rudi Dutschke, el hijo de un pastor que intercambió la sala de conferencias contra el púlpito de la iglesia por sus apariciones públicas como portavoz del movimiento estudiantil, el "Mensaje al Tricontinental" de Guevara junto con el escritor Gaston Salvatore tradujo al alemán y publicó bajo el todavía emblemático título "Vamos a crear dos, tres ... muchos Vietnam" en el verano de 1967 en Berlín Occidental. Aunque Dutschke se distanció en su introducción de la disculpa enfática del odio que propagó Guevara en su texto, compartió la misma comprensión escatológica básica de la política. Esto se condensó en la prometedora y apocalíptica fórmula de Vietnam, que se desarrollaría incluso antes de la muerte del revolucionario latinoamericano, pero mucho después del año 1967, con un impacto significativo. 

 

notas al pie

[1 Ernesto Che Guevara, Mensaje a la tricontinental, en: Tricontinental. Suplemento especial, 16.4.1967. Agradezco a Jan Gerber por sus valiosas sugerencias y discusiones.

[2 Ver Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas, Programa de desarrollo rural 1977/80, San José 1977, p.45; Banco Interamericano de Desarrollo, Progreso socio-económico en América Latina, Washington DC 1967, página 69.

[3 En consecuencia, los títulos de las traducciones del "Mensaje al Trikontinentale": Ernesto Che Guevara, Creemos dos, tres, muchos Vietnam, Berlín 1967; ders., Creare due, tre, molti Viet Nam, Milán 1967; Créer deux, trois ... de nombreux Vietnam, París 1967; Crear dos, tres ... Muchos vietnamitas, ese es el lema, Hauts-de-Seine 1967.

[4 Ver Wolfgang Kraushaar, sesenta y ocho. Una evaluación, Berlín 2008, p.103.

[5 Wolfgang Kersten, Introducción, en: David Kunzle, Ches. La fusión de Che Guevara y Jesucristo en imagen y texto, Berlin-Boston 2016, oS

[6 Véase también el informe interno del servicio secreto checoslovaco sobre la "Operación Tania", presentado con el número de orden 80723 300. Agradezco a Juan B. Yofre por proporcionar el material pertinente.

[7 Ver Jorge Castañeda, La vida en rojo. Una biografía del Che Guevara, Buenos Aires 1997, p.

[8 Citado de Jon Lee Anderson, Che. The Biography, Munich 1997, p 605f.

[9 Ver Ernesto Guevara, Diario en Bolivia, en: ders., Obras 1957-1967, La Habana 1977², pp. 435-630; aquí pp. 457-477.

[10 Guevara, vamos a crear ... (Nota 3), página 14.

[11 Ibid., P. 12.

[12 Ibid., P. 15.

[13 Ver Guevara, Diario (nota 9), página 477ff.

[14 Citado después de Inti Peredo, Mi Campaña con el Che, México 1971, p.27 (Traducido del español: LB).

[15 Ver Gary Prado Salmon, Como capturé al Che, Buenos Aires 1987, pp. 79-82.

[16 Ver Anderson (nota 8), página 635.

[17 Guevara, Diario (nota 9), p.530.

[18 Véase ibid., P. 542. Según Gustavo Villoldo, jefe del equipo de país de la CIA en Bolivia, y Larry Sternfield, jefe de la CIA en Bolivia hasta abril de 1967, la Agencia estuvo presente antes de que se publicara el artículo y poco después. Detención de Ciro Bustos y Régis Debray, la presencia de Guevara en Bolivia conocida. Ver Castañeda (nota 7), página 442.

[19 Guevara, vamos a crear ... (Nota 3), página 14.

[20 Ver Anderson (nota 8), pp. 635-639.

[21 Guevara, creemos ... (Nota 3), p. 12.

[22 Ver Guevara, Diario (nota 9), página 541.

[23 Ibid., P. 588.

[24 Guevara, vamos a crear ... (Nota 3), p.8.

[25 Ibid., P. 16.

[26 Rodríguez también asume que Guevara no murió conscientemente en Bolivia: "Si hubiera querido morir, se habría quedado abajo en la garganta y siguió luchando, pero no, trató de escapar". Citado a Castañeda (nota 7), página 480f.

[27 Ver Anderson (nota 8), página 652f., Pp. 656-664; Castañeda (nota 7), páginas 473-478.

[28 Ver John Berger, "Che" Guevara, en: "s The Look of Things", Nueva York 1971, pp. 42-52, aquí p. 44. De hecho, algunas de las fotografías aparecen como reimpresiones contemporáneas de pinturas clásicas. Por ejemplo, la fotografía de Guevara, tomada por Freddy Alborta desde los pies, se refiere a la "Lamentación de Cristo" de Andrea Mantegna (1490). Otra fotografía representa el cadáver en todo el eje horizontal de la imagen desde una perspectiva lateral, con la cabeza a la izquierda, los pies en el borde derecho de la imagen, y se asemeja a "Le Christ mort couché sur son linceul" de Philippe de Champaigne (1654).

[29 Para la recepción cf. Kunzle (nota 5), página 106.

[30 Guevara, vamos a crear ... (Nota 3), página 14.

[31 Ernesto Che Guevara, Registros de la Guerra de Liberación de Cuba de 1956 a 1959, Reinbek 1969, p. 33.

[32 Como señaló Guevara en su diario el 8 de agosto de 1967, cuando se debilitó físicamente, ya había reconocido el drama de su situación: "Este tipo de lucha nos brinda la oportunidad de transformarnos en revolucionarios, el nivel más alto de la especie humana ". Guevara, Diario (nota 9), pp. 560f.

[33 Citado después de Juan José Sebreli, Comediantes y mártires. Ensayo contra los mitos, Barcelona-Buenos Aires 2008, p 162.

* Lukas Böckmann

<< 19 | 20 | 21 | 22 | 23 >>